lunes, 20 de julio de 2009

Hannah Jones, volviendo a nacer

Hoy tenemos otra buena noticia, llena de sentido y esperanza. Hannah Jones, la joven británica de 14 años que el año pasado rechazó someterse a un trasplante de corazón, ha decidido luchar.
Pudimos leer la historia de esta adolescente defendiendo su derecho a una muerte digna. Sus 5 años de vida, ya sabían de la enfermedad y del dolor físico, su infantil sonrisa tuvo que aprender a convivir con las lágrimas, debido a tantos tratamientos que intentaban curar su dolencia cardiaca.
Cumplidos los 13, ante la falta de expectativas para una salida definitiva a su problema, tomó la decisión más dura, más tremenda, de rendirse a la insistencia de su pequeño cuerpo de no recuperarse, decir adiós a la vida que le puso tan alto precio.
Y quién podía obligar a un ser inocente, puro, con el alma herida y cansada, a seguir sufriendo, a morir cada día esperando un milagro que aliviara su angustia. Nuevamente la vida nos sorprende, nos saluda, nos espera, dándonos un respiro e iluminando un camino que empezó tan nublado. Los médicos han dado nuevos diagnósticos a Hannah, prevén un posible trasplante sin demasiado riesgo, así como la duración y mantenimiento del efecto en su cuerpo. Hannah ha cambiado de opinión, ha decidido seguir luchando, renueva su esperanza, su preciado y pequeño tesoro de 14 años, que es su edad, su única y tan dura experiencia vital, ha encontrado una puerta abierta al mundo, y quiere seguir entre nosotros, quiere demostrar de qué está hecha, y prometerse un futuro.
Enhorabuena querida Hannah, hoy estoy alegre por ti, por tus padres, por los especialistas que han logrado ofrecerte una esperanza, y por una nueva vida que seguro te espera. Tu camino empezó duro, pequeño cielo, pero verás salir el sol, y reirás con ganas tras esa lucha, serás testigo de alegría al remontar el dolor, y pasarán los años sobre ti, haciendo que madure tu ilusión. Ten fé, chiquita, podrás con la última batalla, y cruzarás la puerta que te abre el mundo, con la llave que tanto te costó lograr.

12 comentarios:

SONIA dijo...

Ana!!!!!!!!!
Sin palabras.

Sencillamente "PERFECTO".

SONIA dijo...

Perdona, algo más, sí...ójala le llegara tu precioso texto a Hannah.
Podríamos intentarlo, si quieres.

Shikilla dijo...

Titulas bien tus palabras, Ana; esta chica, de la que ya conocía su historia por la televisión, ahora con su esperanza al hombro y su decisión de luchar por su vida, es otra chica distinta de aquela Hannah que cruzó sus brazos y no ofrecía resistencia a ese destino que, al parecer, le esperaba; Esta chica ahora vuelve a nacer.

Lo mejor de nosotros, lo que nos hace grandes de verdad, no es ganar las batallas que nos ponga la vida delante, cualesquiera que éstas sean, sino luchar en ellas, poner la carne en el asador, ofrecer resistencia al vacío, a la nada, a la desesperanza.

En la lucha por la vida la victoria nunca está garantizada... la derrota tampoco, sin embargo, la lucha es patrimonio nuestro, nadie nos puede quitar eso.

Un texto lleno de esperanza, como los que me gusta leer y me emocionan, gracias y un beso.

Alicia Mora dijo...

Efectivamente Ana...muy buen post.
Lleno de...esperanza y amor.
Cambiar de opinión, la libertad de elegir...ahí radica el ser libres con nuestras decisiones.
Un abrazo desde Lápices.

Anuskirrum dijo...

Sonia has visto que el valor está en nosotros? el coraje de enfrentarnos a las pruebas que la vida nos pone nace del alma ilusionada. Así lo siento, y también desearía que mis palabras le llegaran porque sintiera la fuerza y el apoyo que me gustaría darle. (De alguna manera, mi oración destinada a ella, viaja hacia ese punto donde confluye la esperanza humana y se une para buscar la vida).
Gracias Sonia por tu atención y tu intención, que sabes que contemplo.

Un besazo

Anuskirrum dijo...

Que buena noticia Shikilla, ves que es impresionante la experiencia humana. Cierto que luchar está en nuestras manos, y el hecho de no desfallecer ante los peores envites nos convierte en milagros, generadores a su vez de la energia que es capaz de hacernos ganar las batallas, así como aceptar las derrotas, como bien dices.

Un abrazo

Anuskirrum dijo...

Alicia que alegría leerte por aquí. Efectivamente, son historias de esperanza, donde nuestra libertad de decisión siempre tiene algo que decir, como la fuerza y la motivación que nos da creer en la vida y en la gente por encima de todo.

Gracias por tus palabras.
Un fuerte abrazo

Eva dijo...

¡Que buena noticia me has dado! no sabía nada. Yo supe su noticia en la tele hace un año o cosa así y me hizo llorar, llorar por su vida, llorar por ella, por su familia y llorar por lo odiosa que puede ser la vida. Pero hoy.... ¡me has arrancado una gran sonrisa! Muchas gracias Ana

Shikilla dijo...

Querida Ana, vengo a desearte un feliz verano y vacaciones si ya las tienes o las tendrás pronto. Me voy ya a disfrutar las mías, a pesar de que últimamente he estado algo vaguilla en lo que respecta al blog y comentarios.

Nos leemos a la vuelta, cuídate y lo dicho, feliz verano.

Anuskirrum dijo...

Cuanto me alegro Eva, que ultimamente dar buenas noticias es raro, pero ya ves, que algunas veces se ve nacer la esperanza y aparecen motivos para creer.
Has visto los ojos de esa niña? se nota el sufrimiento, sin embargo tiene una vida por delante para ayudarlos a ser felices y volver a estar alegres.

Un abrazo Eva

Anuskirrum dijo...

Ok Shikilla, contenta de que nos vayan llegando ya las vacaciones. A mi me esperan en septiembre. Te mando un abrazo muy fuerte, y por aquí te espero sin duda, para volver a leerte en cuanto llegues.
Pasalo muy bien, guapa, y recupera fuerzas que nos vemos prontito.

Un besazo

Acuarius dijo...

Bonito mensaje..