domingo, 20 de diciembre de 2009

Continua el camino

Ya estoy aquí, después de un largo periodo sin escribir, apenas sin leer. Ausente de algunas rutinas y presente en la falta de impulsos, tras días de lucha, de dolor por ausencias forzosas, varios sinsabores y alguna decepción, vengo de hacer equilibrios sobre una cuerda floja, con las huellas aún marcadas por mis últimos temores. Al fín, no han sido suficientes las excusas y buscando en paisajes antiguos, he encontrado los simbolos que dibujé sobre pasadas victorias. Ahora vuelvo a pasearme con la primera intención, la original, la que nunca me ha fallado, la única que puede cruzar impermeable a ese dolor que pretende cercar mi territorio. Ofreciéndonos la vida una geografía infinita de posibilidades, existe una vertiente formada por los extremos, o dicho de otra manera, las paradojas de la vida, que a veces se muestran, dolorosamente desconcertantes, otras, dicen, necesarias para el perfecto equilibrio. Y entre ellos, multitud de seres luchan porque cada nuevo día nos permita vivir en armonía. Ese instinto que nos crea, buscando la vida entre luces y sombras, dichas y tristezas, ruidos y silencios, donde se albergan miles de historias anónimas, y quiere avanzar a pesar de todo. Observo los mundos personales que habitan las relaciones humanas, y veo el peligro de no mantener la consciencia activa, ante el riesgo que corremos de abandonar la raiz traicionando las señales originales y permitiendo la transformación de objetivos que nacieron con afán inmutable. Me duele sentir cerca la soberbia, la vanidad, el orgullo enfermizo que destruye la bondad, y me causa impotencia la mentira, por encima de todo, esa misma que proclama con bellas palabras la razón que nunca avalarán los hechos. Palabras con fáciles adornos, que se lanzan con la honestidad podrida. Por eso, intento zafarme de estas agresiones que la vida conlleva, pero son sibilinas algunas, y logran despistarme. Necesito aprender el misterio de la fuerza, que se rie a menudo de nuestras tragedias. Tras todo esto, debo recordar aquellas otras experiencias que han llenado mi alma de tranquilidad. Entre estas sensaciones que acuden a mi mente, recuerdo unas palabras que leí que decian que "la vida no consiste en esperar a que pase la tormenta, sino en aprender a bailar bajo la lluvia", y siento que esa es la tarea pendiente, cuando mi reacción sea la de salir corriendo, repasaré las notas ya escritas, para poder quedarme en mi sitio, y no desmontar proyectos que han sido construidos con muchisima ilusión. Vuelvo a la tarea, nuevamente

9 comentarios:

Shikilla dijo...

...Y, como decíamos ayer...

Me encanta que vuelvas a la tarea, nuevamente, tus razones tendrás para haberte mantenido alejada de este rincón, pero siempre recordada y querida en tu palabra, por esta bloguera a la que le gusta leerla.

La vida es esa mezcla que cuentas y más, y siempre hay que continuar, porque si uno se para, se alía con aquello que nos hizo detenernos, y no podemos apoyar lo que nos detenga, lo que nos pare, puesto que nosotros estamos hechos para caminar.

Si no tuviéramos pies y tuviéramos alas, volaríamos y sería fácil pasar por encima de los problemas y el dolor, de lo que no nos gusta, pero caminar es lo nuestro...por algo será.

Tu vuelta me alegra, tenlo en cuenta, por favor, porque seguro que a más gente le alegrará como a mi.

Un beso

Anuskirrum dijo...

Muchas gracias Shikilla, aquí estoy, que ya era hora. Vamos a esta tarea que tanto me gusta y que entre muchas cosas buenas, me ha permitido conocerte.

Yo también me alegro de estar por aquí.
Un abrazo

ABRAXAS CADIZ dijo...

No sabes la alegría que me das al haber vuelto a escribir.
Y, aún más, que hayas recomenzado a sumergirte en ti misma, y busques nuevamente los grandes valores que tu ser indudablemente contiene.

Mi agradecimiento por compartir tus siempre poéticas palabras, y mi enhorabuena por saberte en el camino.

Compañera... un fuerte abrazo.

Anuskirrum dijo...

Querido Abraxas, vamos a seguir, tras un paréntesis, que sin duda habrá dejado alguna marca en mi
corazón.

Recibo tus mensajes con mucha alegría, y sabes que tus palabras de amistad para mi son muy muy importantes.

Un fuerte abrazo y que pases muy bonitas fiestas.

white shout! dijo...

Ana,

sabes que solía elegir tu nombre hace años? Parecía una profecía.

Y ahora que ya hemos hablado de mí,
;), decirte que ni he empezado a leerte y he NECESITADO anexarte a mi blog.
Eh...seguimos hablando de mí, jajaja.

Que voy por la quinta vez que te leo, y que no quiero volver a perderme ni una de tus lúcidas & encendidas de luz, palabras.

Eso.
Un abrazo lleno.

Anuskirrum dijo...

Hola guapa¡ me da mucha alegría leerte por aquí, he compartido tu ilusión y tus ganas en persona y por correo. Nuestra admiración es mutua, lo sabes, y lo de unirme a tu blog, otro privilegio que recibo, además de tenerte cerca.

Un besazo

Concha Barbero de Dompablo dijo...

¡Qué bueno verte por aquí de nuevo, prima!

Sigue regalándonos tu arte y tu sensibilidad.

Que tengas un año redondo ;-)

Muchos besos

El Drac dijo...

Nadie dijo que la vida fuera fácil, pero es mejor que morir.Los únicos que no tienen problemas son los muertos. Un abrazo.

Anuskirrum dijo...

Tienes toda la razón amigo Drac, vivir es esa aventura a la que llegamos desnudos para encontrar quizás más sonrisas, tal vez más lágrimas, pero en cualquier caso con el ingrediente irrenunciable del amor y la emoción que nos hace adictos a ella. Un saludo