lunes, 11 de enero de 2010

VUELVE CON SU MANTA BLANCA

En estos días de invierno
regresa a mi la nostalgia
el día se ofrece extenso
abriendo su manta blanca
tornando nuestra mirada
para que se vuelva franca.
Mirar hoy por la ventana
se convierte en obligado
tras el cristal, la nevada
y el silencio necesario.
Salen los niños de casa
entusiasmo sorprendido
gritan jugando con risas
resucitando el sonido.
El pasado acude entonces
llamándonos la atención
mirándonos a los ojos
nos deja la invitación
con un placentero impulso
hacemos un guiño al viento
porque observando la nieve
llega tras ella el recuerdo.
La vida sigue y pareciese
que este mundo blanco
nos desease un descanso.
 Sus paisajes recitando
 la poesía mas tierna
ante un cálido escenario
 de belleza, que es eterna.
Consentimos entonces,
volar al pensamiento
por una vez, por este instante
por el espíritu atento
por la vuelta vigilante
 de esta nieve que recuerda
que la luz, siempre estuvo
y estará de nuestra parte.
El frío invierno llega amigo esta vez,
con su blanca esperanza,
penetra sin permiso,
en el alma del viajero,
en las voces de los niños,
en la anciana que nos cuenta,
su falta, antaño de abrigo,
en los refranes que bienes,
prometían en los libros
en las pisadas del pobre
que deambula, fugitivo.
En las esperas de un tren,
ocultando los relojes
 en la memoria de aquellos
que olvidan las estaciones
en las fábricas de sueños,
calando en las emociones
y en las hermosas canciones
de los viejos trovadores.
En las ambulantes vidas
que miran esperanzadas
en la calurosa calma
de detrás de las ventanas.

4 comentarios:

white shout! dijo...

Vuelve Ana con su mirada blanca.

Bieeeen.
Bien.

Feliz en percibirte así.

Un regalo cada pedacito de Cronos contigo.

Anuskirrum dijo...

Gracias guapisima¡ Me alegro de leerte aquí. un abrazo fuerte fuerte.

Concha Barbero de Dompablo dijo...

No sabes cómo están nuestras Navas de manto blanco. Incomunicada me quedé el viernes pasado (carretera cortada y un pino caído sobre las vías del tren). ¡Qué apuros, chica!

Aparte de este relato tan prosaico... ¡Qué bonito versificas, Ana!

Un beso muy fuerte. Me encanta verte activa de nuevo.

Shikilla dijo...

Me encanta esta vuelta en la que vienen envueltos en el manto blanco de la nieve tus versos.

Sentido poema en el que el calor de las palabras contrasta con la imagen de la nieve, fría y blanca.

Un abrazo