martes, 25 de mayo de 2010

RECAUDADORES IRRESPONSABLES

Ya sé que en estos días se habla mucho sobre las medidas económicas del equipo de gobierno, por cierto, socialista ¿?. Sin embargo no puedo dejar de expresar mi impotencia, como funcionaria, al sentirme nuevamente moneda de cambio para intentar solucionar un problema que no solo no he colaborado en potenciar, sino que he tratado de evitar de la unica forma en que los electores podemos hacerlo.
Lo cierto es que no puede estar mejor pensado, porque a los autónomos es imposible quitarles una gota de sangre más, a los empresarios acogidos en su seno desde el nacimiento de su gobierno, impensable e intocables, a los bancos, ya nos ha demostrado que tenemos que mantenerles los clientes, y a la clase asalariada dependiente de empresas privadas, poco pueden hacerles, pues cada vez son menos los que consiguen mantener un puesto de trabajo y el recorte seguro no cundiría.
¿Que nos queda? ¿quienes acaban siendo los parias de este sistema económico que no sabemos hacia donde va?. Pues el mejor gremio a la hora de que el gran público apoye la medida, los comodines de la baraja, los funcionarios, los mismos cuya imagen popular, (que no real) se encuentra más denostada. Lo único que Zapatero puede temer de la medida de bajarnos el sueldo es que su electorado, por supuesto, y millones de personas más, le hagan la ola.
Personalmente, yo si puedo vivir sin el 5% menos de mi sueldo, que seguramente no será el caso de padres de familia, que tengan que vestir, educar, mantener a sus hijos. Pero no estaría llena de impotencia y rabia, si ese 5% fuera para destinarse a gastos sociales tan urgentes como nuestra sociedad requiere, pongo por caso, generación de empleo, mantenimiento de residencias y guarderías públicas, ayudas para discapacitados, aumento de contratación de personal sanitario, becas de educación para familias sin recursos, etc...
No arriesgo nada contra mi conciencia al declararme voluntaria de ese recorte, siempre que el mismo fuese destinado a cualquiera de las necesidades que este sistema político y económico nos proporciona. Lo que me harta, y me hace sentirme humillada, es que todos los días de mi jornada laboral desde que ejerzo mi trabajo, he tratado de dotarle de todo el esfuerzo, voluntad y dignidad posibles, y que aunque muchas veces mi tarea no ha sido debidamente remunerada, siempre me gusta mirar a mi alrededor y ver si la situación es general.
Sin embargo, pensar en como este gobierno, dilapida el dinero, en multitud de ideas desarrolladas a base de talonarios, creando ministerios inservibles, manteniendo cargos políticos por adjudicación directa de su dedo pulgar, acometiendo obras públicas desmedidas, agotando el dinero del erario, que quizás pudiese ser usado en proyectos humanitarios más inmediatos, aprobando presupuestos sin ninguna medida de control en cada ayuntamiento o comunidad autónoma que así lo exija...
No puedo hacer nada, más que escribir mi condena a este acto, fruto del argumento más mentiroso y rastrero, que me obligará a pagar el diezmo a los recaudadores, con la misma manera de robar en que lo hacían los enemigos de Robin Hood.
Por cierto, lo he soñado o he oido en el telediario a Maria Teresa Fernández de la Vega espetar: "Esta decisión se toma, precisamente porque queremos ser responsables..." sin palabras.
(Ahora les entran las prisas por ser responsables...)

2 comentarios:

Shikilla dijo...

Tienes razón, la prisa por la responsabilidad debe ser aquélla que no tuvieron para reconocer que había una crisis, o la que se dieron para anunciar que veian brotes verdes, o esa que muestran cuando toca echar las culpas a los otros.

Irresponsables me parece poco para calificar a éste, probablemente el peor Gobierno de España en muchos años. Mi 5% menos, a gusto lo daría si me aseguraran que Zapatero y su gran equipo se van con viento fresco del Gobierno. Ah! que se vaya o no, lo tengo que dar!! :(

Besos

Anuskirrum dijo...

Así es Shikilla, es triste tener que mantener a un gobierno que no tiene la dignidad de reconocer los errores cuando éstos son tan evidentes.
No es de esperar que un socialista abandone por si solo, asi que mucho me temo que tendremos que tragar con esta panda, desgraciadamente hasta las próximas elecciones. (Si es el caso, que para entonces la "mayoría" de los votantes hayan quedado convencidos de que esta gestión ha sido catastrófica.

Un beso guapa