lunes, 7 de junio de 2010

"Progreso" ¿para quien?

Mi amiga Mª Reyes me envía este vídeo sobre una empresa minera que, como otras, entiende que la naturaleza debe ser propiedad privada, y que las personas que habitan las tierras de "fortuna" son los daños colaterales de una guerra que se libra en despachos de grandes usureros, que comienza habitualmente por el final, es decir, con la partida ganada.
Todo, porque en este mundo que consentimos, el capitalismo feroz y las empresas que lo practican, suelen entrar sin llamar a las humildes moradas de pobladores ancestrales, que cuidan con pasión su entorno milenario, agradeciendo a la tierra los bienes que les ofrece, sintiendose partícipes de ella y por tanto responsables, con una única ambición que consiste en vivir en paz, acogiendo el equilibrio natural que su modo de vida les proporciona.
En estas ocasiones, cuanto menor es el núcleo humano al que harán retroceder, menos explicaciones se verán obligados a dar, como si la sola pérdida de una sola vida, atribuible a esta sinrazón, no fuese suficiente para dar marcha atrás, a los sueños de poder de un primer mundo que, al paso que va, nunca podrá demostrar su capacidad moral para considerarse en la posición que pretende estar.
type='application/x-shockwave-flash' id='tribalchannel-player' name='tribalchannel-player' src='http://assets.survivalinternational.org/flash/syndicated-player.swf' width='480' height='270' allowFullScreen='true' wmode='opaque' bgcolor='111111' allowScriptAccess='always' flashvars='config=http://assets-production.survivalinternational.org/films/116/config.xml' />

2 comentarios:

Shikilla dijo...

Preservar la Naturaleza y cuidar del entorno no creo que esté reñido con el progreso, pero muchos me parece que lo olvidan. El progreso, a veces, es una amenaza que queremos imponer a toda costa y a todo el mundo, sin darnos cuenta que es un arma de doble filo.

Ojalá nos demos cuenta, en general, y abramos los ojos, porque nuestros hijos y nietos, si los llegamos a tener, nos lo agradecerán.

Anuskirrum dijo...

Desde luego que podríamos encontrar un equilibrio, pero parece ser que el poderoso caballero no mide consecuencias, abandonando a su suerte a pobladores que durante años fueron respetuosos y agradecidos con la madre tierra.

Un beso