domingo, 21 de febrero de 2010

DESENCUENTROS

Calla, no digas nada ahora
no es el momento ya, no podemos retomar el abandono rechazado, combatido, vencedor... Calla, no consientas ahora el llanto no permitas que en tus ojos amanezcan más lágrimas cansadas exhibiendo sin pudor las pruebas del desencanto Aceptemos de una vez que es el final de esta torpe y triste historia si tuvimos el coraje de olvidar los motivos importantes que anegaron la memoria. Calla, ya no es hora, déjalo a escondidas permitimos germinar el cobarde desencuentro disfrazando de armonía una derrota que empezó antes mucho tiempo atrás Ni con mil existencias mas podríamos rectificar sin vuelta atrás, definitivo un final, insensible, casi muerto que a veces, solo a veces... presentimos Calla, no digas nada ya no alimentes el dolor con tus palabras no pretendas que tu voz llegue a mi lado porque entonces el adiós no habrá acabado porque así seguiré pensando en ti en presente, no en pasado...

6 comentarios:

Shikilla dijo...

Un poema triste, como todos los adioses aunque sean presentidos. La vida es una sucesión de encuentros y desencuentros que dejan su huella en nosotros.

Un beso

Anuskirrum dijo...

Si, así es la vida, aunque no queramos, una sucesión de saludos y adioses, y que distintos los primeros de los segundos.
No entiendo los finales sin justicia, y me cuesta comprender la resignación. Si los seres humanos hemos sido capaces de tantas hazañas, como no lo somos de cuidar un buen amigo...

Un saludo Shikilla

Castor dijo...

Hola linda:

Hace mucho que no pasaba a saludar, he vuelto ya que me había dado un tiempo necesario no sin escribir por cierto, ya que aunque no publicará nada seguí fiel a esa necesaidad de registrar que siento tu tbn cargas.

Que modo más cierto de hablar de una despedida, ahora que se limpian los episodios vividos, y una va más liviana en cuanto a reproches inmaduros, las compañias se eligen y en eso muchis desencuentros se acontecen, desencuentros dolorosos, porque cada adios significa abandonarse u poco a si mismo creo yo, o por lo menos parte de ese que fuimos al lado del que se va de nuestro lado...

Es crecimiento en estado puro, asi como dice Cerati en una de sus canciones, decir adios es crecer!!!

Te mando un abrazo grande y te cuento que pronto traeré al mundo a una criatura, una mujer que se llamará Violeta Aurora...
Falta sólo un mes para ello, y bueno me he volcado entera a asumir este desafío que me cala profundo!!

Anuskirrum dijo...

Querida amiga¡ que sorpresa tener aqui conmigo tus palabras. Y que buena nueva me cuentas tan importantes¡ Te doy mi enhorabuena por ese estado que imagino te habra llenado de felicidad, y que esa niña que esta por llegar haga de ti, la madre, mujer, que siempre has soñado ser.

Nunca es buen momento para decir adiós, pero ya ves que la vida veces nos lo exige. Efectivamente esta experiencia como muchas otras nos enseñan a vivir y dolorosamente también se va algo nuestro, ya para siempre seguramente insustituible.

white shout! dijo...

Calla...
No creas que mi silencio es de abandono.

Hay versos, Ana, que reflejan cristalinamente la pureza, inteligencia, sensibilidad, madurez, belleza y sabiduría

...de tu alma.

Habla...que no quiero más lágrimas cansadas.

Un abrazo...
te envuelve?

Anónimo dijo...

es muy bonito, me siento "un poco bastante" identificada..
te quiero mucho y aunque ahora no tenga palabras para poder explicar lo que siento, en cuanto se me acaben las lágrimas, lo haré..
un besito enorme..
Berta!!