domingo, 4 de enero de 2009

RECORDANDO A

He empezado este año, con dos ausencias importantes en mi vida, que no en mi corazón. Cada día desde que dejaron de estar conmigo he pensado en ellas, y el hueco que han dejado en mi alma imposibilita la ocasión de sentirme bien.
Son parte de mi pasado, y por tanto parte de mí. Ellas protagonizaron muchos días de felicidad a la vez que eran dos apoyos fuertes para mi equilibrio existencial.
Ahora no las tengo, no puedo contar con ellas, y la necesidad me cuenta que volverán a mí, porque soy incapaz de pensar lo contrario.
La vida sin ellas no es igual, hay mucho frío en su rincón, en ese espacio que me daban, recuerdo en la noche, cuando dispongo del tiempo necesario para imaginar, para recrear... sus risas, sus palabras, el amor que pudimos brindarnos porque nos salía, porque era pura naturaleza el querernos. Y no me sirve de nada, pero lo necesito. Necesito incluirlas en mi rutina, aunque sea en mis sueños, aunque sea en mis pensamientos.... La vida no puede hacerme esto, me digo, pero si la injusticia no habita solo en mí, ¿porque a mi no? y entonces retiro el pensamiento porque no soy capaz de razonar. Mi corazón no quiere admitir que están lejos, y espero, espero, espero... pensando en alguna solución.

En estos días, como en muchos otros, sigo pidiendo a Dios, sigo hablándole de mí aunque se que me conoce, pero le grito, le suplico que pronto, las vuelva a poner en mi camino.

7 comentarios:

Castor dijo...

Todo cuanto está puede no estar al segundo siguiente,todo cuanto ganamos podemos perderlo y de eso se trata todo esto...Las personas vamos desapareciendo la una para la otra en tanto los caminos nos lleven a dónde cada uno eligió que llegaría, no todos los caminos llevan al mismo sitio y lograr amar es entender el desarraigo, el dejar libre, el amar la esencia y no lo que envuelve a eso que nos gusta tanto...
lograr volar entre los recuerdos y hacer de esos seres amados, seres trascendentes...

Castor dijo...

La necesidad hace pequeña nuestras acciones...compañera me alegro que le apasione la escritura...

Concha Barbero de Dompablo dijo...

¡Bieeennnnnnn!Ana, ¡Qué alegría! Te has decidido a dar forma a tu don mediante este precioso blog. Sólo dos entradas bastan para saber todo lo que tienes dentro.
Ahora mismo te enlazo al mío.

Me ha dado ternura ver la foto de Chus. Tengo muy buenos recuerdos de ella del día de la presentación de mi libro. A ver si nos vemos todas en algún momento.

Muchos besos, prima. Me suscribo ahora mismo a tu blog, para no perderme ni una sola entrada.

Lo que son las cosas, estábamos destinadas a relacionarnos más a través de nuestra pasión común, la escritura.

Otro beso, por si acaso ;-)

Anuskirrum dijo...

Muchisimas gracias prima¡ que alegría me da leerte. No sabes cuanta ilusión me hace. Te quería haber avisado antes, pero no tenía muy claro aún si sería capaz de continuarlo.
Me animaron mucho tus palabras, y aunque aún algo titubeante, seguro que te agradeceré el empujón.
Te acuerdas cuando Abraxas te dijo que me enseñaras?, no dudes que en tu blog tengo la mejor escuela, de verdad.

Te mando un abrazo fuerte y por aqui nos vemos.

Pd. Me costó mucho poner la foto de Chus, ella está ahora lejos de mi vida, y he perdido la mitad de mi.

Concha Barbero de Dompablo dijo...

Pues lo estás haciendo de maravilla... Lo tienes todo dentro; sólo has tenido que abrir un poquito la tapa ;-)

Le comenté ayer a Abraxas lo de tu blog, y se alegró un montón. Él te animaba mucho.

Sé algo de lo de Chus, pero muy por encima. Ya hablaremos. Te escribo en privado. Es un cielo, así que todo volverá a su ser.

Muchos besos. Me han echado los Reyes un blog, ¡Qué bien!

ABRAXAS CADIZ dijo...

Recuerda que cuando Dios cierra una puerta, abre una ventana... bueno, a veces solo te la señala. En ese caso debes abrirla tú...

Anuskirrum dijo...

Espero averiguar el sitio de una probable ventana, que me permita distinguir la luz en este momento que atravieso.

Aún así, te digo, querido Miguel que la fe que tengo en Dios, no me permite derrumbarme.