jueves, 29 de enero de 2009

ME GUSTARÍA...

Hay desafíos continuos que nos piden soluciones prácticas, y nos exigen ciertas habilidades para las cuales podemos no estar capacitados. La compleja mezcla de situaciones y decisiones en las que nos vemos inmersos nos convierte muchas veces en víctimas de nuestras inseguridades y nuestros miedos, otras veces, en verdugos. El modo en que afrontamos nuestras circunstancias, nos somete inevitablemente al juicio o respuesta de la gente, simplemente por ser meros receptores de las consecuencias de nuestros actos. Para evitar sentirnos vulnerables a las razones/reacciones distintas, blindamos nuestras emociones, preparándonos tácticamente para rechazar cualquier argumento que provenga del “contrario” siempre que sea diferente al nuestro. No tengo tanto miedo a equivocarme, como al hecho de encerrarme maquinalmente en una teoría y defenderla solo porque es mía. Necesitamos descubrir la sensación de alivio que produce el bajar la guardia ante lo que podemos pensar que son “ataques” a nuestras decisiones, y tratar de reaccionar no por el continente (como nos cae una determinada opinión) sino por el contenido (resultado práctico para cada situación y óptimo para la mayoría). Uno de nuestros potenciales consiste en trabajar la posibilidad de crecimiento, de avance, de mejora personal. La puesta en práctica de nuestro libre albedrío en el escenario de la convivencia, exige un esfuerzo adicional de nuestra comprensión hacia los actos de los demás individuos, evitando caer en la tentación de considerar negativo a lo desconocido. Me gustaría poder registrar en mi experiencia cotidiana, estas reacciones, que huyen de las competiciones y la prepotencia. Me gustaría observar rostros relajados, palabras tranquilas que aminoren la sensación de asalto que enturbia nuestras relaciones. Me gustaría que mi sonrisa alegrara el día a un desconocido, igual que a mi me sucedió. Me gustaría que actuaramos igual sabiendo si alguien nos mira, como si no. Me gustaría transmitir en cada mirada siempre algo positivo y obtener de ello una conciliación necesaria que nos haga sentir a todos del mismo lado. Porque como escribía recientemente mi docta prima Concha en su blog Silencio Activo, no somos tan diferentes, aunque queramos distanciarnos. Nuestras reacciones responden a parecidos impulsos, lloramos por las mismas cosas, reímos, amamos, transitamos, y hasta odiamos de igual manera. Hay un proverbio hindú, que grabé en mi memoria para tenerlo siempre presente: “Antes de juzgar a una persona camina tres lunas con sus mocasines”, creo que de tener en cuenta esta premisa seriamos más libres y más conscientes del mundo en el que vivimos.

7 comentarios:

Concha Barbero de Dompablo dijo...

Como se nota que somos primas, cada día me subes un grado...(“Docta” oh:-)

“No tengo tanto miedo a equivocarme, como al hecho de encerrarme maquinalmente en una teoría y defenderla solo porque es mía”.

Si no tienes ese miedo... has superado una parte enorme...

“Me gustaría poder registrar en mi experiencia cotidiana, estas reacciones, que huyen de las competiciones y la prepotencia”

Sé que lo haces.

Un besazo gordo.

TeSs dijo...

A veces la equivocación es el mejor camino para acercarnos a nuestro camino.
Quien no quiere equivocarse, a veces tampoco da un paso hacia ninguna lado, así no nos equivocamos, pero tampoco acercamos.

En estos días me resuena parte de una canción que dice: "más vale un error contigo, que sin tí llegar a acertar, mas vale dar un salto al vacío , que seguir mirando atrás".

Gracias

Anuskirrum dijo...

Así es Tess, como dije en un post anterior, de jóvenes nos acercamos mas al radicalismo por la necesidad de autoafirmarnos y la falta del saber que nos permite la madurez.

Muchas gracias po la visita.

Castor dijo...

Cómo se nota que te afecta estar viva, que quieres estar viva, cómo noto en tus palabras lo humana y consciente que eres.
Siento que te gusta pensar cómo mejorar siempre... hace poco me dijeron que era mucha cabeza en un tono casi de critica...casi como si fuera malo pensar nustras acciones, pero al leerte uf!! me parece que nuestra capacidad racional hay que hacerla u utlizarla como nuestra gran arma ante los insensibles.

Siempre es un agrado leerte.

ABRAXAS CADIZ dijo...

Ana, creo que has tocado un asunto muy importante: la acción.
¿De qué manera es más lícita actuar? No se me ocurre nada mejor que transcribirte algunos párrafos del Bhagavad Gita, donde Krishna explica este asunto a Arjuna:

"Atiende tan solo a la acción y no a las ventajas que puedas allegar de ella. No te determine la recompensa, ni tampoco te aficiones a la inacción.
Cumple tus acciones morando en unión con la Divinidad, renunciando a todos los apegos y por igual sereno en el éxito como en el fracaso. Este equilibrio se llama Yoga.
...
Quien ejecuta la acción como un deber, independientemente del resultado de la acción, es un asceta, un yogui.

Anuskirrum dijo...

Gracias prima por tu confianza. Adriana has escrito perfectamente como me siento, siempre consciente porque es necesario, y me alegro que compartas ese sentimiento.
Abraxas preciosa reflexión. La leeré más tranquila, serenidad en el exito como en el fracaso...

Un beso fuerte

Anónimo dijo...

Precioso proverbio.

Interesantísima exposición.