martes, 13 de enero de 2009

SOR LEONELLA SGORBATI y MOHAMED MAHAMUD

Leonella Sgorbati, religiosa italiana asesinada en Somalia, en septiembre del año 2006.
Cuando leí está noticia recuerdo que quedó muchos días en mi memoria. Pertenecía a las Misioneras de la Consolata, trabajó alternativamente en varios hospitales de Kenia, siendo elegida superiora regional. En el año 2001 viajó a Somalia con el fin de crear una escuela de enfermería en el hospital administrado por la organización no gubernamental SOS Village en Mogadishu. Cuando llegaron al hospital donde sería atendida, "Sor Leonella todavía estaba viva, sudaba frío. Estábamos tomadas de la mano, nos vimos y antes de apagarse como una pequeña vela, tres veces me repitió: Los perdono, los perdono, los perdono... Estas fueron sus últimas palabras", reveló la hermana Marzia."
Esta religiosa, vivió bajo las leyes del compromiso total, dedicada a confortar a su prójimo, en circunstancias que podemos imaginar, en un país que llevaba a cuestas 16 años de guerra. Quiso completar su obra al morir, dispensando el último de sus dones, el perdón, a los que fueron sus enemigos.
Desde el fin de la dictadura (1991), Somalia no ha dejado de sufrir conflictos civiles, entre otros motivos, por la dura ocupación del gobierno por parte de las milicias islamistas, que alberga en sus filas la rama más extrema, (casi cercana a los talibanes) sufriendo además la invasión militar etíope, que se supone que entraban para defenderlos..... matándolos?....
Durante la lucha por derrocar al actual gobierno, la población civil ha sido víctima de todo tipo de desastres, cientos de miles de refugiados han tenido que huir de sus hogares, sufriendo además de una gran sequía, unida a la fuerte hambruna que azota al pais, y la incapacidad sanitaria tanto material como humana para atender tal cantidad de afectados.
Parece ser que el motivo del ataque a la religiosa, se debía a las protestas musulmanas contra unas recientes declaraciones del papa Benedicto XVI, en la Universidad de Ratisbona consideradas ofensivas por los seguidores de esta religión.
Me impactó aquel día conocer por los periodicos que los asesinos acabaron también con la vida del guardaespaldas de la misionera. Se llamaba Mohamed Mahamud, somalí, padre de 4 hijos. Intentó salvar la vida de sor Leonella, pero llegó tarde.
La religión de Mohamed era la musulmana.....
Descubrí una vez mas la grandeza que el corazón humano oculta, Mohamed y sor Leonella dieron su vida por lo que creían, viviendo honestamente, con la dignidad a flor de piel. Pensaban diferente, y se respetaron hasta dar la vida. Seguro que en su equipaje portaban la sabiduría del humilde, del que ofrece lo que tiene y no lo que le sobra, esa humanidad necesaria para oir el llanto que por lejano nos es tan desconocido. Pero el hambre y la miseria son iguales en todas partes, y por ello sabemos el sufrimiento que esconden.
La muerte de estas personas me dio mucho que pensar, su entrega, su humanidad, su fe en la vida, su personal lucha por cambiar el mundo. Y pensé cuanto nos cuesta hoy día perdonar, que duro se nos hace, incluso irrealizable, si la persona que nos ofende o nos agrede es contraria a nuestras ideas... y dice nuestra oración diaria: "como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden" faltaría terminar "siempre que no suponga un esfuerzo elevado, por supuesto".
Sentimos lo que rezamos? porque el verdadero compromiso exige "verdadero" esfuerzo, el que cuesta, el que duele porque causa ruptura, el que hace llegar a la renuncia, a veces del instinto.
Sor Leonella Sgorbati, llevó a cabo su compromiso, difícil y extraordinario, (todos conocemos gente que predica teorías con promesas quebrantadas) respetó la palabra dada, creyó en su labor y la vistió de honestidad hasta el úlimo respiro, reveló al fin que su amor por Cristo lo entregaba todo, en el momento de la verdad, su alma no tuvo fisuras. Mohamed Mahamud hizo lo propio.

4 comentarios:

Concha Barbero de Dompablo dijo...

Ganas de llorar de emoción he tenido al leer ese "les perdono".

De todas formas, hasta que las religiones dejen de ser motivo de pugna... habrán de depurarse hasta llegar a lo subllime de corazones como los de las dos personas de las que nos hablas, que murieron por su generosidad.


Besos, prima.

Castor dijo...

Querida Ana:

No sabes cómo siento cada una de las palabras que has utilizado, me doy cuenta que por más oceanos que existan entre nosotras hay un común acuerdo en muchos puntos de nuestro "ver el mundo"...el que te conmueva esta historia, es darme cuenta que te conmueve la historia de la humanidad completa, y poseer esa sensibilidad es simplemente ser una artista...pocas personas sienten el mundo como tú puedes, pocos pueden sentir así, y sé que sentir de esta forma maravillosa y única es muy doloroso...sufrir con las injusticias, llorar la impotencia de no ver las cosas realizarse como deberían...

Compañera debemos seguir en el ejercicio de huimanizar el mundo a través de estas prácticas fraternas y sentidas...el arte, el amor expresado en diferentes formas puede transformar el mundo, pero debemos creer en que las cosas se pueden...la fe por sobre todas las cosas.
A veces falta, a veces cuesta, pero fortalecernos es fortalecer el mundo con ello...
Gracias por tus palabras, ha sido un regalo el que hayas aparecido ante mi para poder leerte...

Un abrazo

Anuskirrum dijo...

Adriana:
sabes cuanto valoro tus comentarios, así como me interesa seguir tu blog porque efectivamente, creo que a pesar de la distancia, nos encontramos en un espacio que nos acerca de esta manera.
Como dices, que ha sido un regalo leernos, conocernos, por supuesto es mutuo. Siempre es interesante compartir emociones, y más en este caso que tanto coincidimos.

Un fuerte abrazo

Anónimo dijo...

Hay se demuestra la verdadera fe, la verdadera fuerza el verdadero amor al otro da igual de donde venga o de donde sea o color o mirada perdida o hallada o timida o triste o alegre la fe nos hace libress mientras que la religiones nos matan pero aqui tenemos dos verdaderos corazones llenos de fe porque no miraron su religion a la hora de necesitarse noooosi no su fe su corazon hasta tal punto de dar su vida ,tomemos ejemplo y degemons de discutir por tener razon o no tenerla en cuanto alo que se cree o en quien o si la religion de una forma o otra noooo eso porque Dios es fe peo no es religion . 347